Consejos para cuidar tus pies

Consejos para cuidar tus pies

Seguramente ya estás al tanto de que los pies son una de las partes del cuerpo más importantes. Por lo que el cuidado de ellos debería formar parte de la rutina diaria. Y sin embargo, es de las partes del cuerpo a las que menos caso se le hace.

Bien es cierto que cada vez son más las personas que se conciencian sobre los problemas que pueden provocar unos pies mal cuidados, y apuestan por utilizar un calzado de calidad, entre otras cosas.

Pero no te preocupes, los problemas que pueden ocasionarse por una falta en el cuidado de los pies son totalmente generalizados y no solo te puede pasar a ti. Por eso, hemos decidido traerte este artículo, para informarte de los consejos básicos para el cuidado de pies así como las soluciones más prácticas a los problemas de pies más habituales.

Cuidados imprescindibles para unos pies suaves y perfectos

Si quieres tener unos pies suaves y perfectos hay algunos consejos que debes tener en cuenta.

  • Lávate los pies todos los días

Las prisas habituales casan con la falsa sensación de que cuando estás en la ducha y el agua y el jabón, los pies se dan por limpios, y para nada. Hay que lavarlos a diario preferiblemente usando un jabón neutro y no te olvides del cuidado, ya que necesitan tanto como tus manos.

  • Date un baño relajante

Date un baño relajante en el que tus pies sean los protagonistas. Prepara agua caliente y añade sal gruesa, sales esenciales y vinagre de manzana o bicarbonato sódico, por ejemplo. Un ritual que te favorecerá al alivio de tensiones acumuladas y te ayudará a mejorar la circulación en general.

  • Seca muy bien tus pies

Es muy importante secar muy bien tus pies al salir de la bañera o la ducha. Del mismo modo que muchas veces no te lavas esta zona como deberías, muchos menos le prestas la atención suficiente para dejarlas lo suficientemente secas.

  • Elimina las durezas

Para eliminar las durezas utiliza con frecuencia una piedra pómez o alguna lija especial para pies. Es muy importante paliar y eliminar las dolorosas y poco estéticas durezas que salen en los pies cuando estén blandas, por lo que el mejor momento para hacerlo es al salir del baño o la ducha. También puede meter los pies en agua durante 20 minutos si no necesitas ducharte ese día.

  • Hidrata tus pies

Otro de los consejos que no debes dejar pasar es el de hidratar tus pies tan a menudo como puedas. La piel es más elástica y resistente cuando más hidratada permanezca.

Procura aplicarte cremas hidratantes con el tiempo suficiente antes de calzarte y es que si te pones los calcetines y los zapatos nada más terminar de ponerte la crema, la piel no absorberá correctamente la crema, lo que generará un ambiente de humedad en el interior del zapato y posiblemente consigas el efecto contrario del que pretendías al aplicarte la crema hidratante.

  • Cuida tus uñas con la ayuda de un especialista

Es cierto que cuando la gente piensa en pedicura o manicura, llegan a la conclusión de que son tratamientos meramente estéticos y lo cierto es que el cuidado de los pies y sobre todo lo de las uñas es más que eso.

Por eso, si deseas tener unos pies bonitos y bien cuidados, asiste a un podólogo profesional para que mantenga tus pies a raya de cualquier tipo de problemas cutáneos o con lo referente a infecciones en las uñas.

“Las uñas encarnadas, los hongos, las durezas y callosidades son más comunes de lo que se suele pensar. Y en caso de presentar alguna de estas patologías es importante visitar a un especialista”, explican desde Clínica del Pie Marta García, centro de podología de confianza en Albacete.

  • Usa calcetines y calzado de calidad

Escoger un zapato adecuado para ti es algo con lo que tienes que contar si o si. No todo mundo es igual y mucho menos los pies. El mismo zapato le puede parecer cómodo a una persona pero por lo contrario a otra persona, le resultará muy incomodo. No obstante existen puntos comunes que se deben tener en consideración a la hora de elegir un calzado u otro. Como asegurarte de que el zapato se ajusta a la perfección al pie y no es necesario oprimirlo ni asfixiarlo.

Como has podido comprobar, muchas de estas cosas dependen directamente de ti, por lo que atajarlas, en la mayoría de las ocasiones, pasa por dedicar unos minutos al día al cuidado de tus pies y darles el mimo que se merecen.

Hasta aquí la lista de estos consejos básicos sobre el cuidado de tus pies. Ojala te sean de utilidad y puedas lucir unos pies bonitos y cuidados.

Deja una respuesta